Optimización del esfuerzo

¿En qué partes de una carrera sin drafting nos conviene aplicar más esfuerzo para sacar ventaja al resto de ciclistas/triatletas? Está claro que dependiendo de los rivales que acudan a la prueba, de la meteorología y del perfil, pavimento y distancia del recorrido, habrá que optar por una táctica u otra, pero si nos centramos en la eficiencia ciclista encontramos una variable importante como es la resistencia aerodinámica con su coeficiente de penetración del conjunto bicicleta-ciclista asociado.

Para responder a la pregunta vamos a explicar a grandes rasgos de que depende esa resistencia aerodinámica. Estaremos de acuerdo en que cuanta menos resistencia encontremos en el aire, más fácil será avanzar a través de él, siempre y cuando la posición adoptada para reducir esa resistencia no penalice la aplicación de fuerza.

Pues esa resistencia al aire depende de varias variables: la densidad del aire, la superficie frontal del complejo bicicleta-ciclista, el coeficiente de resistencia aerodinámica, y por último, la variable que nos trae a esta reflexión, la velocidad de avance.

Sobre la densidad del aire poco podremos hacer, así que la podemos obviar.

Sobre la superficie frontal simplemente conocer que esta depende de la altura y anchura del conjunto que formamos con la bicicleta, y es obvio que a mayor superficie frontal, mayor esfuerzo debe realizar el ciclista para superar la resistencia.

En cuanto al coeficiente de resistencia o penetración, este depende de la forma de la bicicleta y la que adoptamos nosotros sobre ella haciendo hincapié sobre el trayecto del aire por nuestra superficie, y no solo por la parte frontal como veíamos anteriormente. Formas redondeadas y poco angulosas nos facilitarán el avance a través del aire.

Y por último, la variable más importante para el planteamiento que hoy proponemos para la táctica en una prueba sin drafting, la velocidad de avance.

Sobre las dos primeras, la superficie frontal y el coeficiente de resistencia, en Optims, entre otras cosas, podemos ayudaros a buscar esa posición ideal, no solo buscando esa baja resistencia al aire, sino además consiguiendo que esta sea la ideal para vuestras características como ciclistas (tipo de pruebas en las que participáis, capacidades y cualidades físicas). Si una posición es aerodinámicamente muy buena pero no es sostenible en el tiempo e impide una aplicación de fuerza óptimas para el ciclista, no servirá para nada, es decir, no será eficiente. Con lo cual, ajustar bien esa posición a las cualidades personales e individuales de cada ciclista es de vital importancia para que el rendimiento sea óptimo.

Sobre la velocidad de avance, es necesario saber que la resistencia del aire aumenta mucho más deprisa que el aumento de esa velocidad. Esa relación de aumento entre la velocidad y la resistencia no es lineal, sino exponencial. Es decir, si aumentamos nuestra velocidad al doble, la resistencia del aire que tendremos que superar será de cuatro veces más. Y para vencer esa resistencia, no habrá que aumentar la potencia (trabajo aplicado por unidad de tiempo) ni dos ni cuatro veces, sino 8 veces. Esa relación velocidad-resistencia-potencia es tremendamente injusta para los intereses del ciclista. Por eso, sobre esta relación es muy importante la táctica que adopte el ciclista. ¿Dónde valdrá la pena, entonces, invertir más esfuerzo para avanzar en un recorrido mixto de subidas, bajadas y llanos?. La respuesta, obviando otras variables tácticas que no valoramos en esta reflexión, está clara: en las subidas. La aplicación de fuerza aplicada en la subida no se verá tan rápidamente contrarrestada por el aumento al cuadrado de la resistencia del viento, ya que la velocidad será inferior, por lo que la inversión de esfuerzo y respuesta al avance estará más igualado. En cambio, en llano y sobretodo bajando, la posición aerodinámica adoptada por el ciclista tiene que ser muy, muy buena para que la necesidad de aplicación de fuerza por parte del ciclista no se tenga que ver exageradamente aumentada para superar la resistencia del viento, que recordamos que aumenta cuatro veces más que el aumento de velocidad del ciclista.

Para vuestra próxima prueba sin drafting, tened en cuenta el perfil del recorrido y el viento que pueda soplar en la zona para decidir donde aplicar e invertir esos watios tan valiosos para el rendimiento de un ciclista.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>